Mak Hack, Fischer y la comunidad hacker

publicado en: Computaodra y ajedrez, Ordenadores | 0

Un joven estudiante del MIT, Richard Greenblatt, aficionado al ajedrez, decidió hacer lo que hacian todos los estudiantes de ingenieria en esos tiempos: un algorritmo que jugara al ajedrez. Lo llamó Greenblatt Mac Hack, pero es más conocido como Mack Hack VI (nombre que proviene del Proyecto MAC «Multi-Level Computer Access» o «Machine Cognition-Aided«; el VI es porque corría en un PDP-6).

Fue escrito en lenguaje ensamblador MIDAS en una computadora PDP-6 que fue donada al MIT, un ordenador impresionante para la época que era capaz de efectuar hasta 200.000 operaciones por segundo. El programa poseía varias facilidades interactivas para localizar errores y mejorar su performance. Estas ayudas incluían muchos ítems que hoy en día se pueden ver en un software de ajedrez: facilidades de visualización en pantalla de evaluaciones seleccionadas, análisis de nodos terminales, factores que causaban que una jugada fuese elegida variante principal de análisis del programa y estadísticas de tiempo de generación de cálculo y posiciones analizadas. Utilizando estas características y jugando cientos de partidas contra adversarios humanos, Greenblat fue capaz de escribir un programa que era rápido, eficiente y relativamente libre de errores de programación.

El generador de movimientos de Greenblatt poseía tres funciones básicas. Seleccionaba los movimientos que consideraba lógicos y de acuerdo a su orden de mérito los ubicaba con tal de optimizar el uso del algoritmo para luego calcular valores posicionales y de desarrollo que decidirían qué movimiento realizar. La función de evaluación del programa consideraba el balance de material, capacidad de acción de las piezas, estructura de peones, defensa del rey y control central.

Una novedad introducida en este programa fue el uso por primera vez de un pequeño libro de aperturas. Este «libro» fue compilado por dos estudiantes del MIT, Larry Kaufmann (posteriormente Gran Maestro y desarrollador que formó parte del equipo de Rybka y de Komodo) y Alan Baisley, ambos jugadores de ajedrez.

Primer contacto

En 1966 Greenblatt consiguió inscribir a MacHack VI en un torneo local. No fue para nada impresionante, ya que  perdió cuatro partidas y empató una (ver partida siguiente), logrando un rating de la USCF de 1239 puntos. Pero se convirtió así en el primer ente no humano que obtuvo una evaluación ELO. De ello se hizo eco Chess Life:

“Entre el 21 y 23 de enero de 1967, MacHack VI jugó el Massachusetts Amateur Championship en Boston. Ha sido la primera vez que una computadora electrónica jugaba contra humanos bajo condiciones regulares de torneo. El programa fue escrito por Larry Kaufman (Campeón en 1966 del American Open Winner), Alan Baisley y Robert A. Wagner, todos ellos jugadores de ajedrez con ranking y estudantes del MIT. La computadora jugó las cinco rondas y finalizó con un score de 0,5 – 4,5, con unas tablas (con J. Conroy, de 1412 Elo) y cuatro derrotas. El programa consiguió algunas buenas combinaciones, pero cometió graves errores en el final. Tras el Torneo, MacHack VI apareció con un ranking provisional de 1239 puntos elo” (Chess Life, febrero 1967, página 23)

Este primer torneo lo jugó como “Robert Q” y la partida  Carl Wagner (2190) – MacHack VI (21 de enero de 1967) ha pasado a la historia por ser la primera jugada por un programa en un torneo con humanos.

Pero a no todo el mundo le gustó esta intrusión. Movido por los deficientes resultados de los programas ajedrecísticos de entonces, llevaron al científico Huber Dreyfuss, experto en inteligencia artifical, a declarar “¡Hasta una criatura de diez años podría ganar a esas computadoras!” Richard Greenblat vio la oportunidad de probar su programa y retó a Dreyfuss (que era un buen científico pero un pésimo ajedrecista) a jugar una partida…. Y Dreyfuss cayó en la trampa. El propio Greendblat lo explica:

“…Había un tipo de MIT en aquellos días llamado Hubert Dreyfus, un destacado crítico de la inteligencia artificial, e hizo algunas declaraciones en el sentido de que las computadoras nunca harán nada bueno para el ajedrez, y así sucesivamente. Por supuesto esto lo tenía muy idealizado. No era un gran jugador de ajedrez pero pensó que era mucho mejor que los programas del momento. Así que yo tenía el programa y  Jerry Sussman, que es actualmente profesor en el MIT estaba jugando con MacHack. Habia gente alrededor y la máquina estaba disponible. Sussman trajo Dreyfus y dijo: ¿te gustaría jugar una partida amistosa o algo parecido?. Dreyfus dijo, “oh, seguro”. Y, efectivamente, Dreyfus se sentó y el programa le propinó una paliza. Así que esto me dio un poco de publicidad de forma inmediata…”.

Aunque MacHak VI aun no jugaba al ajedrez como un maestro, desde luego era superior al Dr. Dreyfuss y, obviamente, a una criatura de 10 años…

Hasta el final de 1967, MakHack participó en cuatro torneos más, ganó 3 partidas, perdió 12 y empató 3. Ben Landy fue el primer humano en ser batido por el programa (y por tanto por un software de ajedrez) en un torneo. El propio Bobby Fischer se hizo eco en su columna en Boys’ Life declarando “Es una desgracia para la raza humana….”. No sería la última vez que se topara con MacHack.

Todo ello lo llevó a que la US Chess Federation lo admitiera como miembro de pleno derecho, dándole un rating de 1493 puntos Elo. Al finalizar 1968, MacHack VI tenía un ratking de 1529 puntos.

En 1969, MacHack participó en 18 torneos y jugó alrededor de 100 partidas, siempre manteniéndose alrededor de los 1500 puntos elo. Se trasladó al PDP-10, un ordenador mucho más potente (400,000 instrucciones por segundo).  También se distribuyó una versión para los PDP, lo que condujo a una rápida proliferación de programas de ajedrez y convirtiéndose en el primer programa distribuido (que no comercializado) para varias terminales.

Pasados tres años del debut de MacHack VI, al menos ocho programas nuevos aparecieron cuyos desarrolladores tomaron muchas de las mejoras del programa de Greenbladt. MacHack permaneció activo en torneos de ajedrez contra humanos (nunca jugó un torneo con otros programas) hasta 1972, donde, al igual que Bobby Fischer, se retiró  de las competiciones.

En abril 1969, Richard Greenblatt escribió un memorándum explicando todos los avances de su programa hasta ese momento, donde incluía todas las partidas jugadas por el software.

El retorno

¡Y al igual que Bobby Fischer, MacHack volvió en 1977!. Ambos fueron tentados para realizar un match de exhibición y ver el estado del programa, pero el americano accedió con la condición de que las partidas nunca se dieran a conocer. Por suerte para los amantes de la historia, alguien las filtro unos pocos años después, con el consiguiente enfado de Bobby.

Así que no le sirvió de mucho a Greenblatt este match, al menos a nivel de reconocimiento, y decidió probar la verdadera valía de MacHack (que ahora ya no llevaba el número VI) acordando una partida contra los lectores de Computer Woche, un semanario sobre computadoras alemanas, a razón de una jugada por semana. El experimento no tuvo éxito.

A finales de los 70 el programa se reconvirtió a una versión que utilizaba la estrategia “A” de Shannon (Fuerza bruta) mas adaptada a los procesadores más modernos y se llamó CHEOPS (Chess-Oriented Processing System), uno de los primeros hardwares dedicados enfocado al ajedrez de ordenador. Por desgracia, nunca compitió contra otros programas de la época.

El comienzo de un hacker

Pero los caminos de Richard Grennblatt se estaban alejando de su programa, por lo que dejó el proyecto CHEOPS y se dedicó a lo que le ha hecho pasar a la posteridad: la comunidad Hacker.

Richard nació en Portland, Oregon, el 25 de diciembre de 1944. Su familia se mudó a Filadelfia, Pensilvania cuando era un niño y posteriormente a Columbia, Misuri, con su madre y su hermana al divorciarse sus padres. Era un niño inteligente y ya desde pequeño jugaba al ajedrez y hacía funcionar dispositivos electrónicos con gran facilidad. Era, además, un genio de las matemáticas.

Greenblatt se matriculó en el MIT en otoño de 1962, Pronto llamó la atención de Alan Kotok (co-autor del programa Standford que se enfrentó al soviético ITEP años atras), que en ese momento trabajaba en DEC y era el socio más joven del equipo de diseño de la computadora PDP-6, lo que guió a Greenblatt al MIT AI Laboratories, donde empezó a convertirse en un auténtico «hacker de los hackers«, y donde pronto destacó por su visión de la programación libre, tal y como describe Steven Levy en “Hackers: Heroes of the Computer Revolution”

En 1979 fundó Lisp Machines, Inc., de acuerdo con su visión de una compañía ideal amiga de la libre circulación de la información, en contraposición con los ideales más comerciales de Symbolics Inc., la otra compañía creada por expertos en IA del MIT que también tenían el propósito de fabricar maquinas para Lisp y comercializarlas.

 

Principios de la ética hacker

Por todo este trabajo de Richard Greenblatt, primero en el MIT y posteriormente en Lisp Machines, es considerado, como ya se ha dicho, «el padre de los hackers», es decir, el adelantado de una cultura popular que defiende que el conocimiento (sobre todo el información) ha de ser libre para que se pueda desarrollar y crear más conocimiento sobre el conocimiento. Los primeros hackers eran un colectivo que valoraban mucho los descubrimientos y los avances de sus miembros, más allá de la raza, la edad, las notas o las recomendaciones. Creían además, que los ordenadores y las máquinas nos pueden cambiar la vida y hacer un mundo mejor. No eran aficionados a respetar la autoridad. Hoy en día se vincula a un hacker casi con actividades delictivas. “Nos han robado esa palabra” se quejaba el propio Greenblatt en 2005, “Y es irreversible

Todo ello tuvo un precio para Greenblatt. Su compañía Lisp Machines Inc. Entró en quiebra en 1987 y se reencarnó como GigaMos System y Greenblatt se convirtió en uno de sus administradores. GigaMos, mediante la titularidad de un intermediario canadiense llamado Guy Montpetit, compró los activos de LMI a través de concurso de acreedores tras la bancarrota. Montpetit posteriormente se vio envuelto en un escándalo político canadiense en 1989, que, como efecto secundario, dio como resultado la incautación de todos los bienes de GigaMos, haciendo que la empresa no puediera pagar la nómina. Greenblatt tuvo que seguir trabajando en empresas privadas para pagar sus deudas, alejándose del movimiento hacker.

Epílogo

Bill Gates se acordó de MacHack y Greenbladtt en una conferencia para la IJCAI en Seattle, el 7 de agosto de 2001:

Microsoft se fundó hace unos 25 años, y recuerdo que pensé ‘bien, si salgo y hago cosas muy comerciales, me voy a perder estos grandes avances en la AI que vendrán muy pronto’ (risas). Y así me introduje en la escuela de los optimistas de la IA. Recuerdo haber estado en Harvard y en aquel entonces el paradigma de la IA era el programa de ajedrez de Greenblatt, Maxima (nota de redacción: un sistema de álgebra por computadora; a Gates le falló un poco la memoria, ya que Maxima se desarroló en 1982) y Eliza (nota de redacción: programa de procesamiento del lenguaje, desarrollado entre 1964/65) y, literalmente, sentí que de cinco a diez años algunos de estos problemas difíciles se resolverían

Quizá la muchos de nuestros lectores no sabían qué era MacHack, pero para la mayoría de personajes que dominan hoy el mundo de la computación, fue el primer paso hacia una Inteligencia Artificial absoluta con que dotar a nuestras máquinas. MacHack fue la primera gran neurona del conocimiento universal.

Puede descargarse el minilibro «MackHack VI, el primer paso hacia la inteligencia artificial»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.