Tres errores que comenten los principiantes al estudiar ajedrez

publicado en: Entrenamiento, Psicologia | 0

Hemos empezado a jugar al ajedrez de manera seria. Bien.

Pero, ¿por donde empezar? Nadie nos ha dado un manual de instrucciones. Entonces nos fijamos en los profesionales a ver como lo hacen, pero como no sabemos, aplicamos erróneamente esta información. Ello nos lleva a cometer algunos errores al estudiar. He aquí algunos

Hacer las cosas más difíciles de lo que son

Básicamente nos vamos a centrar en el santo grial del prinicpiante: los libros (o vídeos) de ajedrez. Es cierto que para mejorar hay que tener un buen material, pero ¡cuidado! algunos autores pueden ser fuertes jugadores pero malos maestros: pueden ganar partidas, pero no saben explicar como.

Otra cosa a tener en cuenta es la «dificultad». Hay buenos libros por ahí, pero sólo adecuados para los «enfermos de ajedrez», o que se tengan 40 o 50 horas a la semana. Si no es así, olvídese.

Un libro adecuado es quel que esté bien organizado y no demasiado complicado. Hay que repasar el contenido y asegurarse de que es entendible según nuestros conocimientos, pues entonces nos podremos beneficiar. En nuvel de principiante no es necesario estudiar partidas excesivamente analizadas; nos llevaria demasiado tiempo entender lo que está pasando.

Lo mejor es buscar libros o videos que aporten una explicación detallada de los movimientos, mejor que un simple «+-» ó «=».

Centrarse en las aperturas y olvidarse del conjunto

Muchos aficionados, en vez de buscar las causas de sus problemas, hacen lo que es más popular: estudiar aperturas con la esperanza de avanzar milagrosamente hasta niveles más altos.

¿Qué jugador aficionado no le gustaria jugar como un GM? Estos tienen conocimientos profundos y por eso se les denomina… ¡GM’s! Se pasan horas y horas analizando aperturas, y hay una razón para ello: siempre juegan contra los mismos rivales que saben lo mismo que ellos en medio juego, finales y táctica. Así que tienen que centrarse en lo único en que pueden desequilibrar la balanza: la apertura.

Un principiante no tiene porque hacer lo mismo, no va a jugar siempre contra Carlsen. Su trabajo es mucho más fácil: aprender los finales básicos e dieas del medio juego. Un estudio profundo de una apertura antes de aprender los fundamentos es como sacarse la práctica antes de la teórica cuando aprendemos a conducir.

Por supuesto que hay que tener una idea básica sobre aperturas, pero solo eso: básica. Hay que trabajar antes los fundamentos y obtener una buena habilidad táctica.

Estudiar cantidad antes que calidad

Alguna vez hemos oido que para mejorar hay que jugar mucho tiempo y estudiar tanto como puedas; y resuelve tácticas tantas como puedas. No es un buen consejo: en cualquier campo de enseñanza siempre es mejor la calidad que la cantidad.

Se pueden jugar miles de partidas blitz por internet, pero eso no hará nada por tu ajedrez. Pero jugar media docena de partidas «serias» contra fuertes oponentes y plenamente concentrado (con un buen análisis post-partida), te dará un experiencia y sabiduria de forma más rápida que jugar muchas rápidas y leer centenares de libros.

Lo mismo para la táctica. Los ejercicios se han de resolver por completo y todas las líneas razonables han de ser analizadas.

Centrate en la calidad. Es de lo que más te beneficioarás en tu aprendizaje

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.